viernes, 11 de julio de 2014

La NASA se une al modelo de Cometa Eléctrico !!

[Traducido y adaptado por universoelectrico.blogspot.com.es del artículo original "New NASA Model Gives Glimpse into the Invisible World of Electric Asteroids"]

Un nuevo modelo de la NASA se adentra en el mundo invisible de los Asteroides Eléctricos


Hace apenas 2 años, era impensable cualquier consideración o interpretación de índole eléctrica respecto a la fenomenología de ciertos cuerpos celestes como asteroides o cometas.

Si bien está claro que todavía veremos expresiones del tipo “colas de gas provocadas por la sublimación de hielo en el corazón del cometa”, el estudio que la NASA acaba de hacer público es un giro importante, aunque esperado, que le aproxima a la realidad del nuevo paradigma de Universo Eléctrico. Por ello debemos congratularnos.

Puesto que la NASA se plantea iniciar actividad de minería en asteroides o cometas, se ha visto con la necesidad de analizar y de alertar sobre los riesgos reales de la presencia de campos eléctricos fuertes y peligrosos en dichos objetos.

La interpretación eléctrica queda totalmente patente en la frase remarcada en color naranja al final del artículo.

Esta es la transcripción del artículo aparecido en la web de la NASA el pasado día 25 de junio de 2014:

El espacio podría parecer completamente vacío, pero definitivamente esto no es así. La actividad eléctrica fluye, invisible a nuestros ojos. La NASA está desarrollando planes para enviar humanos a un asteroide y quiere aprender más acerca del ambiente o entorno eléctrico que nuestros exploradores encontrarán allí.

Astronauta explorando asteroide
Esta imagen es una recreación de un astronauta preparando la toma de muestras de un asteroide capturado. El Sol se observa al fondo. La NASA quiere conocer más sobre la actividad eléctrica generada por la interacción entre los asteroides y la radiación y viento solares. Créditos: NASA


jueves, 27 de octubre de 2011

El "redshift". Un punto débil de la Cosmología actual

[Artículo traducido y adaptado por universoelectrico.blogspot.com a partir de las siguientes fuentes: Redshift y On Gravity-centric Cosmology and the Implications of a Universe Awash with Plasma]

En este artículo pretendo hablar de este fenómeno, no sé si a favor del Modelo de Universo Eléctrico, pero sí como otra de las deficiencias del Modelo Cosmológico actual, basado en la fuerza de la gravedad (exclusivamente), en la hipótesis del Big Bang y en la idea del universo en expansión.

Para poder comprender bien el concepto de "redshift", repasemos primero las nociones básicas necesarias, como es el espectro de frecuencias.

¿Qué es la espectroscopía astronómica?


La espectroscopía es un método científico que consiste en descomponer la luz en sus distintas longitudes de onda con gran precisión. El resultado sería semejante a cuando descomponemos la luz -blanca- del sol con un prisma en los colores fundamentales, o cuando la luz solar se descompone en el arco iris cuando atraviesa las minúsculas gotas de agua de la atmósfera. El espectro resultante se nos presenta como un cambio continuo de frecuencias (ó longitudes de onda) desde los azules hasta los rojos.

Espectro contínuo de frecuencias, en el que la radiación emitida por una fuente luminosa llega tal cual al observador
Espectro continuo de frecuencias, en el que la luz emitida por la fuente luminosa llega sin modificaciones al observador

La espectroscopía astronómica consiste en analizar la luz que emiten los cuerpos celestes como estrellas, galaxias, nebulosas, etc...Cuando la luz emitida, digamos por una nebulosa, atraviesa un gas, éste es capaz de absorber parte de esa luz a determinadas frecuencias. ¿Cuáles? Eso depende de los elementos químicos de que se compone dicho gas. Supongamos que la luz atraviesa en su camino una nube densa que contiene calcio, hidrógeno, magnesio y sodio. Como estos elementos absorberán su "porción" de radiación, a nosotros nos llegará el espectro continuo, excepto esas pequeñas porciones (líneas oscuras). Veríamos algo así:

Espectro típico de absorción
Espectro típico de absorción

Como ya se sabe de antemano la longitud de onda de las líneas de cada elemento químico, entonces la espectroscopía nos ayuda a determinar la composición química de los objetos estelares.

El "redshift" (desplazamiento hacia el rojo)


Es el nombre dado a una interpretación de una característica de la luz observada en los objetos luminosos celestes, que a su vez ha servido como base para soportar la teoría del Big Bang y del universo en expansión.

En el espectro de la luz visible de una estrella o galaxia las líneas aparecen habitualmente en unas posiciones más hacia la derecha de lo esperado, esto es, desplazadas hacia el rojo, si tomamos como referencia el espectro del Sol.

En la imagen superior, de la suernova, se observan las líneas  desplazadas hacia el rojo. Esto es el fenómeno conocido como
En la imagen superior, de la supernova, se observan las líneas desplazadas hacia el rojo. Esto es el fenómeno conocido como "Redshift"

La explicación aceptada para este efecto es que el objeto luminoso se aleja de nosotros. Esta interpretación nace por la analogía con el efecto Doppler del sonido. Todos lo hemos experimentado alguna vez, por ejemplo al escuchar cómo el sonido de la sirena de una ambulancia se hace más agudo cuando se acerca a nosotros  (la longitud de onda del sonido se "estrecha", se hace menor) y más grave cuando se aleja (la longitud de onda se "alarga", se hace mayor). La pregunta es: ¿La velocidad de alejamiento es la única causa que produce un redshift, tal como sostiene la astrofísica moderna? Hay pruebas suficientes para asegurar que la respuesta a esta pregunta es un rotundo NO.

Si la longitud de onda de una línea de absorción del espectro de un objeto observado aparece 1,56 veces su "longitud de onda normal" (la observada en un laboratorio aquí en la Tierra), entonces se dice que este objeto tiene un redshift positivo de z = 0,56. El "valor z" es simplemente el incremento fraccional de la longitud de onda de las líneas espectrales. La interpretación simple de esto es que el objeto se está alejando de nosotros a un 56% de la velocidad de la luz, esto es, a 0,56 x 300.000 km/s, ó 168.000 km/s.

Pero un valor alto de redshift no significa necesariamente que el objeto esté muy alejado. Existe otra causa importante del redshift.

Halton C. Arp


Alton Arp
Halton Christian Arp, astrónomo profesional nacido en Nueva York en 1927, fue al inicio de su carrera ayudante de Edwin Hubble (1889-1953). Conocido por su posición crítica hacia la teoría del Big Bang y por defender la cosmología no estándar, incorporando el concepto de "redshift intrínseco". Trabajó durante años en los observatorios de Mt. Palomar y Mt.Wilson. También es conocido su "Atlas de Galaxias Peculiares" (1966).

Arp descubrió, tomando fotografías desde los grandes telescopios, que muchos pares de cuásares (objetos cuasi-estelares) con valores z de redshift extremadamente elevados (por lo que se piensa que se alejan de nosotros muy rápidamente y por lo tanto está a una gran distancia de nosotros) están físicamente asociados con galaxias que, por el contrario, poseen valores bajos de redshift y que están relativamente próximas.

Reunió fotografías de muchas parejas de cuásares de alto redshift que están situados simétricamente a ambos lados de las que se estiman que son sus "madres", galaxias de bajo redshift. Estas situaciones se producen  mucho más frecuentemente de lo que una distribución aleatoria podría permitir. La astrofísica estándar actual intenta justificar las observaciones de Arp de cuásares y galaxias conectados como "ilusiones" o "efectos ópticos casuales". Pero el gran número de cuásares asociados con galaxias de bajo redshift que Arp ha logrado fotografiar y catalogar, desafía cualquiera de esas justificaciones. Simplemente, ocurre demasiado a menudo.

La conclusión que se deriva de las fotografías de Arp es que la suposición de que los objetos con un gran redshift están muy alejados -en lo cual se basa la teoría y "toda la cosmología aceptada" del Big Bang- está equivocada.

Los objetos NGC 4319 y Markarian 205


Uno de las observaciones más importantes en las que se apoyó Arp para su descubrimiento, es la pareja de objetos NGC 4319 (galaxia) y Markarian 205 (cuásar). Veámoslo.

El Dr. Arp ha demostrado en su libro "Quasars, Redshifts and Controversies" que existe una conexión física entre la galaxia espiral barrada NGC 4319 y el objeto similar un cuásar Markarian 205. Esta conexión une dos objetos con un valor de redshift muy diferente. La mayoría de los astrónomos actuales niegan la existencia de esta conexión. Aseguran que los dos objetos no están próximos y que se trata de un alineamiento ficticio por un efecto óptico y punto de vista de la fotografía.

Cuásar de alto redshift unido a una galaxia de bajo redshift
Cuásar de alto redshift unido a una galaxia de bajo redshift
Se han realizado a lo largo de los años multitud de fotografías y posteriores análisis, filtros, etc... y todo indica que ambos objetos están realmente unidos. En octubre de 2002, el telescopio espacial Hubble también lo fotografió. La siguiente imagen es un filtro mostrando los isofotos (puntos de igual brillo) de la zona del puente luminoso:

Procesamiento de una de las imagenes del Hubble. Se muestra el puente luminoso entre el cuásar (derecha) y la galaxia (izquierda)
Procesamiento de una de las imágenes del Hubble. Se muestra el puente luminoso entre el cuásar (derecha) y la galaxia (izquierda)
La explicación oficial de la NASA fue: "Las apariencias engañan. En esta imagen del Hubble, un dúo celestial muy extraño, la galaxia espiral NGC 4319 y un cuásar denominado Markarian 205, parecen ser vecinos. En realidad, los dos objetos ni siquiera viven en la misma vecindad. NGC 4319 está a 80 millones de años luz de la Tierra. Markarian 205 está a 1.000 millones de años luz de la Tierra. La apariencia del acercamiento entre ambos objetos es simplemente casual."

Los astrónomos profesionales parecen estar tan enamorados de su teoría de que "redshift es igual a distancia" que llegan a dañar su visión y su objetividad.

Redshift intrínseco


Arp cree que el valor de redshift observado en cualquier objeto contiene dos componentes: la componente intrínseca y la componente de movimiento. La componente de velocidad es la única reconocida y considerada por la mayoría de los astrónomos actuales. La componente intrínseca es una propiedad de la materia del objeto. Aparentemente cambia a través del tiempo en valores discretos. Sugiere que los cuásares son emitidos habitualmente por sus galaxias "padre" con valores de redshift intrínseco de hasta z = 2. Después continúan alejándose, disminuyendo en pasos discretos su redshift intrínseco.

Una de las propiedades asombrosas que Arp ha postulado y comprobado experimentalmente es que ¡los valores de redshift intrínseco están cuantizados!. La existencia de esta cuantización es ya una prueba suficiente de que el redshift no es únicamente un indicador de la velocidad de alejamiento .

CONCLUSIÓN


En lugar de ser nominado para un premio por su investigación y enorme descubrimiento (y  esto conllevaría también re-examinar la suposición de que "redshift es igual a distancia"), a Arp se le ha denegado repetidamente la publicación de sus resultados y el uso de tiempo de telescopio para sus investigaciones. En vez de dirigir los potentes telescopios, radiotelescopios y de rayos-X actuales a los objetos conflictivos, para poder confirmar o negar de una vez el trabajo de Arp, lo único que se ha hecho es excluirlos completamente de cualquier revisión.

Aunque al eminente astrónomo Edwin Hubble se le atribuye a menudo el avance de la teoría del universo en expansión con su trabajo con mediciones de redshift, no estuvo tan seguro de la teoría como a menudo nos creemos, según sus propias palabras:

"... parece probable que el redshift pueda NO ser debido a un universo en expansión, y muchas de las especulaciones sobre la estructura del universo pueden necesitar ser revisadas".

sábado, 24 de septiembre de 2011

Auroras Polares. El gran fenómeno eléctrico de la Tierra

[Artículo escrito por Adolfo Arto, universoelectrico.blogspot.com]

El propósito principal de este artículo es apoyar y ratificar lo que publiqué recientemente en la entrada “Enceladus, ¿Géiseres que se mueven?". Hablemos para ello de las Auroras Polares.

Las auroras polares (boreales o australes) constituyen la manifestación eléctrica del plasma más evidente en la Tierra. Son provocadas por el viento solar pero sobre todo por las erupciones solares (CME ó Erupciones de masa coronal –del Sol). Recordemos antes que las que pueden producir mayores efectos significativos en nuestro planeta, se clasifican en tres categorías, en función de su energía o intensidad: C, M y X. Cada una de ellas tiene a su vez 9 niveles. Por lo tanto, de menor a mayor serían: C1…C9, M1…M9, X1…X9.

Pues bien, el pasado día 14 de septiembre se produjo una CME, de categoría C9, dirigida casi directamente a la Tierra. Provenía de la mancha solar número 1289. 

Sol el día 14 de octubre de 2011. SDO/HMI
Sol el día 14 de octubre de 2011. SDO/HMI

Las previsiones decían que el día 17 de septiembre dicha CME llegaría a la Tierra, provocando la formación de auroras especialmente intensas en ambas zonas polares.

La ISS (Estación Espacial Internacional), que sigue su periplo alrededor de nuestro planeta a unos 350 km de altura, fue testigo del fenómeno y uno de sus astronautas tuvo el acierto de poder grabar las imágenes con una videocámara. Ocurrió en el Océano Índico sur y la secuencia grabada duró 23 minutos espectaculares,  como podemos ver a continuación a cámara rápida:


Si analizamos un poco la imagen, de esta secuencia podemos extraer ya una conclusión inmediata, que el fenómeno del polo sur de Enceladus no consiste en géiseres de agua helada que explotan desde el subsuelo del planeta, sino que se trata claramente de un FENÓMENO ELÉCTRICO IDÉNTICO AL PRODUCIDO HABITUALMENTE EN LAS AURORAS POLARES. Las siguientes imágenes son esclarecedoras. En primer lugar, reproduzco de nuevo la imagen que la sonda Galileo tomó del polo sur de Enceladus. Y a continuación, una imagen del video de la ISS antes citado (fotograma extraído del segundo nº 5 del video, invertido y pasado después a niveles de gris para poder compararlas mejor).

Polo Sur de Enceladus. ¿Géiseres? evidentemente no. NASA/Cassini
Polo Sur de Enceladus. ¿Géiseres? evidentemente no. NASA/Cassini
 
Aurora Boreal en la Tierra. Foto tomada desde la ISS el 17 de octubre de 2011. NASA/ISS
Aurora austral en la Tierra. Foto tomada desde la ISS el 17 de octubre de 2011. NASA/ISS

Pocas veces se puede contemplar, mejor dicho admirar, una aurora desde “el otro lado”, es decir, desde arriba. Realmente merece la pena. Hay un detalle curioso que gustará mucho a los aficionados a la astronomía y que quizás alguno ya habrá observado. En el segundo nº 10 del video se ve a aparecer por el horizonte la nebulosa de Orión y dos segundos más tarde el “cinturón de Orión”.

Pasemos a otra secuencia muy interesante. En el segundo nº 19 se puede apreciar un grupo de “penachos” de plasma eléctrico, bajo uno de los paneles solares de la ISS. Aquí tenemos una ampliación.

"Penachos" verticales de la aurora vistos desde arriba. 17 octubre de 2011. NASA/ISS

Como vemos claramente, lo que es en realidad un fenómeno eléctrico, si la NASA lo hubiera fotografiado en cualquier otro planeta sin atmósfera (la aurora problamente llegaría hasta el suelo) a buen seguro que hubiera afirmado que se trataba de géiseres de agua helada surgiendo a gran presión desde el subsuelo.


Desde la superficie en ocasiones se puede también apreciar este tipo de formación auroral, a modo de cortinas verticales, como muestra la siguiente fotografía de una aurora sobre Canadá.

"Penachos" verticales de la aurora vistos desde el suelo. Aurora Boreal fotografíada en Canadá en octubre de 2010


Otra formación típica de aurora es el "bucle" o "rizo". Vemos a continuación un ejemplo. En primer lugar una cadena de varios de estos rizos, imagen extraída del video. Más abajo, un ejemplo de aurora  fotografiada desde la superficie.

"Rizos" o "bucles" aurorales desde arriba, fotografiados por la ISS. 17 de octubre de 2011. NASA/ISS

Típico
Típico "rizo" o "bucle" auroral, visto desde el suelo

Sobre todo al final del video, se puede apreciar muy bien la frontera entre la atmósfera y la ionosfera. Como todos sabemos ya, las auroras polares aparecen bien altas en el cielo. De hecho algunos suelen decir que se forman “en el espacio”. Para ser exactos, se forman solamente en la ionosfera. ¿Y por qué ahí?. La ionosfera es una capa de gas muy enrarecido e ionizado, esto es, está constituido por partículas cargadas (electrones e iones). Esto es precisamente el PLASMA. En nuestra sección sobre el plasma (VER) ya hemos aprendido que cuando una gran densidad de partículas cargadas, que es la CME (y que además se unen al propio plasma existente en la ionosfera) se produce una gran densidad de corriente eléctrica que penetra siguiendo las líneas del campo magnético de la Tierra e incide sobre átomos de Oxígeno, Nitrógeno, Helio, Hidrógeno, etc...

En la imagen tomada por la ISS se parecia claramente la línea en donde comienza la Ionosfera (100 km)
En la imagen tomada por la ISS se aprecia claramente la línea en donde comienza la Ionosfera (100 km)

En este proceso, las partículas cargadas energéticas que inciden, provocan en estos átomos un estado excitado, es decir, absorben  energía que tienden a liberar inmediatamente.  La forma que tienen estos átomos de deshacerse de la energía extra es emitiendo luz. Cada elemento emite dicha luz en una determinada longitud de onda. De ahí que cada color corresponda a un elemento determinado. Así por ejemplo, la parte superior de color rojo oscuro corresponde a los átomos de oxígeno más excitados, mientras que el color verde amarillento, más habitual, que vemos en la parte inferior de la aurora corresponde a los átomos menos excitados de oxígeno.

Como podemos apreciar en la anterior imagen, hay una línea o frontera muy clara que hace de tope para la formación de las auroras. Se trata sencillamente de la transición entre la ionosfera y las capas inferiores de la atmósfera (troposfera, estratosfera y mesosfera), aproximadamente a unos 100 km de altura. Evidentemente, en el límite inferior de la ionosfera la densidad del aire empieza a aumentar considerablemente, desaparece el plasma y las partículas cargadas no pueden atraversarla.  El resultado es que a partir de ahí, las auroras no pueden producirse.