jueves, 23 de octubre de 2014

Descarga eléctrica de 200 voltios entre la sonda Cassini y la luna Hiperión

[Traducido y adaptado por universoelectrico.blogspot.com.es del artículo original "ZAP! Spacecraft discovers Saturn’s moon Hyperion is charged, publicado el 16 de octubre de 2014"]

La sonda Cassini (NASA) recibió el equivalente a una descarga eléctrica de 200 voltios de la superficie de Hiperión (una de las lunas de Saturnocargada electrostáticamente, confirmando así que los objetos lejanos del sistema solar pueden tener carga eléctrica apreciable en su superficie, de acuerdo a la investigación de UCL (University College London)

Universo Eléctrico. Demostrada la carga eléctrica de Hiperión, una de las lunas de Saturno
Hiperión, una de las lunas de Saturno. Crédito: NASA/JPL/Space Science Institute

La sonda Cassini (NASA) recibió el equivalente a una descarga eléctrica de 200 voltios de la superficie cargada electrostáticamente de Hiperión, una de las lunas de Saturno, confirmando así que los objetos lejanos del sistema solar poseen una carga eléctrica apreciable en su superficie, de acuerdo a la investigación de UCL (University College London).

[Comentario de universoelectrico.blogspot.com: Esto corrobora uno de los postulados fundamentales del modelo cosmológico de Universo Eléctrico, que afirma que nuestro Sol es una fuente eléctrica de carga positiva y que los objetos planetarios (planetas, lunas, cometas y asteroides) poseen carga negativa, siendo ésta más fuerte cuanto más alejados estén del Sol ]

El estudio, publicado en Geophysical Research Letters, informa que la sonda Cassini, de la NASA, se conectó magnéticamente, durante unos instantes, con la superficie de la luna Hiperión, permitiéndole capturar un flujo de electrones que procedían de la superficie de la luna. Se sabe que la electricidad estática juega un papel importante en nuestra Luna carente de atmósfera, pero hasta ahora no teníamos ninguna evidencia de una superficie cargada en otros objetos del Sistema Solar.

Este hallazgo se corresponde con las predicciones, soportadas por el modelo de Universo Eléctrico, de que asteroides, lunas y la superficie de los cometas podrían estar cargados eléctricamente, lo cual tiene grandes implicaciones. Por ejemplo, el riesgo de fuertes descargas eléctricas para los astronautas que visiten y exploren lejanos objetos sin atmósfera (Ver artículo "La NASA se une al modelo de Cometa Eléctrico", en este blog).

Hiperión es una de las pequeñas lunas exteriores de Saturno, de forma irregular (Wikipedia: 360km×280km×225km), con una extraña y asombrosa apariencia de esponja debido a su inusual interior poroso (aparentemente). Por el momento, el equipo de la NASA cree que llega a cargarse eléctricamente debido a la exposición a la luz UV procedente del Sol, y al plasma de la magnetosfera –la invisible burbuja generada por el campo magnético interno del planeta– de Saturno, que contiene partículas cargadas.

“Sabemos que algunos objetos en el espacio, incluyendo nuestra Luna, pueden llegar a estar cargados eléctricamente por la exposición a la luz ultravioleta y a las partículas cargadas que inciden sobre ellos. Esto es comparable a lo que ocurre cuando frotas tu cabello con un globo, o cuando una camisa o blusa se frota con un jersey.” 
“Fue más bien como si Cassini recibiera una descarga eléctrica de 200 voltios procedente de Hiperión, aunque estuviesen en ese momento separados por una distancia de unos 2.000 km ! La alineación entre ellos sirvió para que fuésemos capaces de detectar este extraño acontecimiento. Si Cassini hubiese estado en una posición diferente mientras sobrevolaba Hiperión, el haz de electrones no habría podido ser detectado.” 
Tom Nordheim, (UCL MSSL), autor principal del estudio. 

Estas sorprendentes e inesperadas mediciones tuvieron lugar el 26 de septiembre de 2005, cuando Cassini fue conducida hacia un sobrevuelo (flyby) cercano entorno a Hiperión. En ese momento, los científicos apreciaron que algo extraño estaba ocurriendo, si bien la evidencia de la carga eléctrica de Hiparión solo ha sido evidente cuando Tom Nordheim, estudiante de doctorado en Ciencias Físicas en el MSSL (Mullard Space Science Laboratory), ha revisado los antiguos datos recogidos en los últimos flybys, mientras estudiaba la interacción entre la magnetosfera de Saturno con sus muchas lunas heladas.

Universo Eléctrico. Sonda Cassini en su periplo alrededor de Saturno
Concepción artística de la sonda Cassini en su maniobra
de inserción en órbita alrededor de Saturno.
Crédito: NASA/JPL
Aproximadamente 6 minutos antes de la máxima aproximación, el equipo de medición CAPS (Espectrómetro de Plasma) a bordo de la sonda Cassini, detectó un abrupto incremento en el número de partículas cargadas negativamente. Estos electrones se encontraban en la forma de un haz o flujo en la dirección de Hiperión. Al mismo tiempo, el instrumental de medida de ondas de radio y plasma de Cassini detectó una intensa fluctuación en las ondas de plasma, causadas por el haz de electrones.

Una gran cantidad de instrumentos de la Cassini estuvieron involucrados en este trabajo, pero el ELS (espectrómetro de electrones), parte del CAPS que detectó el haz de electrones proveniente de Hiperión, fue construido en el MSSL dentro de un proyecto liderado por el Profesor Andrew Coates.

El Dr. Geraint Jones (UCL MSSL), co-autor del trabajo, ha declarado: “La superficie cargada, como un fenómeno fundamental que afecta a objetos planetarios, todavía no se comprende bien actualmente y, mientras ha sido observado en la Luna, el sistema planetario de Saturno nos presenta una oportunidad para estudiar este efecto en un escenario en el que muchos parámetros son completamente diferentes. Nuestras observaciones muestran que este es también un efecto importante en otras lunas planetarias exteriores y necesitamos tomarlo en cuenta cuando estudiemos la manera en la que estas lunas interactúan con su entorno.”

jueves, 2 de octubre de 2014

NEBULOSAS ELÉCTRICAS

[Traducido y adaptado por universoelectrico.blogspot.com.es del artículo original "Electronic Nebula, publicado el 1 de octubre de 2014"]

Los púlsares serían más bien circuitos eléctricos oscilantes

La Nebulosa del Cangrejo interpretada por el modelo de Universo Eléctrico
Mapa de electrones de la Nebulosa del Cangrejo. Créditos: INTEGRAL Science Data Centre (ISDC)

El 4 de julio de 1054, astrólogos chinos descubrieron una repentina estrella cerca de Zeta Tauri, en la constelación de Tauro. Dejaron constancia de que llegó a ser tan brillante que se podía ver de día, pero se apagó en apenas 1 año. Posteriormente John Bevis, en 1731, observó una nebulosa brillante en aquella posición, mientras que Charles Messier registró su observación en 1758. William Parsons, utilizando un telescopio con un espejo metálico de 72 pulgadas de diámetro (183 cm) y 4 toneladas de peso, denominado “el leviatán de Parsonstown”, escribió que la nebulosa se asemejaba a un cangrejo, de manera que fue denominada Nebulosa del Cangrejo. Se trata del objeto NGC-1952. Distancia de la Tierra, 6300 años luz. 

La opinión generalizada es que esta nebulosa es el resto de la explosión de una supernova. En 1968 radio astrónomos descubrieron en su centro un “objeto” de extrañas características que es lo que en la actualidad se conoce como púlsar. Posteriormente, se detectó también lo que parecía ser una fuente óptica radiante de rayos X. El púlsar de la Nebulosa del Cangrejo (denominado PSR0531+121), parpadea con una frecuencia de 30 veces por segundo y, por definición, se deduce que su estrella central debe estar rotando 30 veces por segundo.

En la imagen superior, los electrones acelerados a altas energías se muestran en azul, y los electrones con más baja energía se muestran en púrpura. Los electrones más cercanos al centro son los más energéticos jamás detectados.

Se supone que las estrellas de neutrones son la respuesta a la incógnita del anómalo comportamiento de los púlsares, especialmente cuando su brillo fluctúa en tiempos tan cortos, como es el caso del púlsar de la Nebulosa del Cangrejo. Se piensa que las estrellas de neutrones son los restos de las capas exteriores de la potentísima explosión de una estrella, que deja tras de sí un núcleo extremadamente denso. Se ha interpretado que todos los electrones de dicho núcleo se han comprimido gravitacionalmente hasta llegar a combinarse con los protones de los núcleos atómicos, conformando una materia tan densa, que una simple cucharadita pesaría en la Tierra miles de millones de toneladas.

Los púlsares interpretados por el modelo de Universo Eléctrico
Púlsar de la Nebulosa del cangrejo
«Chandra-crab» por Optical: NASA/HST/ASU/J. Hester et al. X-Ray: NASA/CXC/ASU/J. Hester et al. - http://hubblesite.org/newscenter/newsdesk/archive/releases/2002/24/image/a. Disponible bajo la licencia Public domain vía Wikimedia Commons

Se piensa que los púlsares se forman cuando el campo magnético de una estrella de neutrones supera los 1015 Gauss, es decir 1.000.000.000.000.000 Gauss. Para hacernos idea, el campo magnético terrestre es de 0,5 Gauss, y un imán de neodimio (los más potentes que existen) llega a hasta los 2000 Gauss. Sin embargo, la evidencia de una estrella de neutrones es indirecta y nunca se ha podido observar ninguna. Lo que sí se ha observado son los intensos campos magnéticos pulsantes en fracciones de segundo.

El modelo de Universo Eléctrico propone para empezar que las estrellas de neutrones son objetos imaginarios. Los campos magéticos evidentemente existen, pero no hay ningún objeto que los produzca. Un modelo cosmológico sólo gravitatorio requiere, necesita a la estrella de neutrones debido a que las fuerzas generadas por el vertiginoso giro de miles de millones de megatones causarían su desintegración.

Uno de los problemas asociados con las estrellas de neutrones es que violan la idea de la “isla de estabilidad”, que en física nuclear establece que debe haber cierta proporción o “números mágicos” de protones y neutrones en un elemento para asegurar su estabilidad. Esta proporción es de 1 a 1 en elementos ligeros y de 1,5 a 1 en elementos pesados. Cualquier partícula fuera de esa proporción acabará desintegrándose para alcanzar el equilibrio y estabilidad. Por lo tanto, un núcleo que solamente tenga neutrones debería ser inestable y desintegrarse inmediatamente.

Debido a que los campos magnéticos son inducidos por corrientes eléctricas, forzosamente debe existir electricidad que genere los intensos campos magnéticos de un púlsar. Esas “corrientes de alimentación” deben ser también parte de unn circuito, pues un campo magnético constante debe estar asociado a una corriente eléctrica persistente en un circuito cerrado. El modelo de Universo Eléctrico interpreta que las oscilaciones del los púlsares están causadas por los efectos resonantes de dichos circuitos. La liberación súbita de la energía eléctrica almacenada en una “doble capa” es la responsable de las ráfagas energéticas del púlsar.

Cuando una carga eléctrica fluye a través de un plasma, el efecto “Biot-Savart” aproxima los filamentos de corriente, formando zonas de compresión conocidas como “pinzamiento-Z” (“z-pinch”) ó “pinzamientos de Bennett”. Dependiendo de la cantidad de electricidad que fluya por el circuito, el campo magnético alcanzará su máximo cuando la densidad de corriente sea máxima. Es razonable pensar que los púlsares exhiben una inmensa acumulación de electricidad, focalizada por un efecto de “cañón de plasma”.

La materia super densa y la rotación extrema son innecesarias. La electricidad que fluye en circuitos cerrados proporciona una explicación coherente al comportamiento de un púlsar, incluyendo los destellos de rayos gamma, que concuerda con las teorías electromagnéticas aceptadas.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Abejas y flores. El Universo Eléctrico es omnipresente

[Traducido y adaptado por universoelectrico.blogspot.com.es del artículo original "Electrified Bee Seeks Flower for Mutual Charge Exchange, publicado el 24 de septiembre de 2014"]

Las abejas pueden sentir los campos eléctricos generados por las flores

El universo eléctrico se manifiesta en cualquier lugar a nuestro alrededor
De izquierda a derecha: Gerbera hybridaottom, Clematis armandii, Geranium magnificum: antes y después de aplicarles un recubrimiento de polvo cargado eléctricamente, mostrando sus campos eléctricos. Créditos: Dominic Clarke y Daniel Robert.

Tal como ya ha demostrado la Biología, el intercambio de cargas eléctricas es algo necesario para que la vida exista.

Científicos de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol (Inglaterra) hicieron público en 2013 un descubrimiento importante: las abejas, aunque más especialmente los abejorros, transportan una carga eléctrica positiva que utilizan para sentir los campos eléctricos negativos que rodean a las flores. Según al profesor Daniel Robert: “La co-evolución entre las flores y las abejas posee una historia larga y beneficiosa para ambas, de modo que no sorprende que hoy todavía estemos descubriendo la sofisticación de la comunicación entre ellas.”

A continuación vemos en un impresionante video, la auténtica "COMUNICACIÓN ELÉCTRICA" entre la flor y la abeja.
En el video se muestra una petunia en cuyo tallo se ha introducido un electrodo. Cerca de ella, se ha dejado libre una abeja para que busque alimento. Sobreimpresionado en la imagen, se muestra el gráfico con la diferencia de potencial eléctrico en tiempo real, para poder mostrar el asombroso efecto eléctrico entre la abeja y la flor. El experimento fue realizado dentro de una cámara de Faraday (aislada de cualquier interacción electromagnética externa.


Quiero destacar dos momentos cruciales en el vídeo:

Fascinante: El gráfico superpuesto muestra en este momento que la flor aumenta automáticamente su potencial eléctrico cuando detecta la presencia de la abeja.

Una vez que la abeja se encuentra dentro de la flor, el nivel de voltaje alcanza su máximo valor.

Abejas "electrificadas" buscan flores para un intercambio mutuo de carga


Debido a que las plantas están sujetas al suelo, adquieren una carga negativa. Los abejorros, por otra parte, baten sus alas unas 200 veces por segundo, produciendo una carga positiva en sus cuerpos. Esto ocurre debido a que la fricción con las moléculas del aire reduce la carga negativa, de la misma manera que el roce con una prenda de nailon reduce en nuestro cuerpo la carga negativa produciendo una chispa eléctrica cuando tocamos algo conectado a tierra. No se producen chispas eléctricas entre las abejas y las flores, pero los investigadores piensan que unos pequeños y finos pelos del cuerpo del abejorro se erizan al aproximarse al campo eléctrico de una flor.

De alguna manera, la fuerza electrostática entre una abeja y una flor mejora la memoria de la abeja. Es capaz de distinguir mejor en el tiempo aquéllas flores que le proporcionan una mejor recompensa. Cuando los campos eléctricos bajan de intensidad en las flores, los abejorros son incapaces de determinar qué flores deben visitar.

Los abejorros utilizan muchos sentidos para detectar flores maduras con polen y néctar. Son sensibles a la luz ultravioleta, que es reflejada con fuerza por la flor cuando está lista para la polinización. También pueden sentir la fragancia de una flor. Sin embargo, todas estas señales son preliminares. ¿Qué es lo que le dice a una abeja que una flor en particular seguirá proporcionando néctar? ¿Cómo sabe si otras abejas han agotado ya la fuente de néctar?

Daniel Robert y su equipo han descubierto que cuando un abejorro se posa sobre una flor, se produce un intercambio de carga eléctrica. El campo eléctrico de una flor se reduce una pequeña cantidad con cada contacto. Cuantas más abejas han aterrizado en la flor, más débil es su campo eléctrico, de ese modo saben cuántas abejas han visitado la flor. Un campo eléctrico reducido significa que el premio no será tan suculento y así la abeja no gastará energía tratando de alimentarse en esas flores con menos néctar.

Debido a que las flores no son buenas conductoras de la electricidad, la carga se acumula de muy lentamente en su estructura, de acuerdo posiblemente con reabastecimiento de sus depósitos de néctar. Por lo tanto, una abeja “ve” el proceso de la recarga y comprende cuándo es el momento de revisitar una flor.

Quizás el intercambio de carga eléctrica se produce también entre plantas y otras especies animales –incluso con seres humanos. Es obvio para los nutricionistas que una dieta basada principalmente en vegetales frescos es más saludable para las personas que la basada en carne, lácteos y cereales. Podría ser que comer vegetales cargados negativamente nos ayude a reducir la carga positiva general que acumulamos debido a la polución del aire o a los campos eléctricos positivos de las computadoras y demás equipamientos electrónicos presentes en las calles y en nuestros hogares.

En la conferencia de 2013 sobre el Universo Eléctrico, el Dr. James Oschman hizo una presentación en la que informó que los seres humanos deberíamos estar más conectados al suelo debido a que la Tierra está conectada a la ionosfera. Los rayos distribuyen carga negativa al suelo, y caminar descalzos ayuda a reducir la carga positiva del cuerpo. De la misma manera, comer vegetales verdes frescos cargados negativamente podría ser beneficioso. El gluten, por otra parte, está cargado positivamente, de manera que no es tan ventajoso para nuestra alimentación.

El Universo Eléctrico es omnipresente. Desde las profundidades del cosmos hasta las interacciones atómicas, todo es eléctrico por naturaleza. Las galaxias interactúan son sus vecinas a lo través de corrientes (filamentos) de Birkeland que pueden incluso cubrir distancias de miles de millones de años luz. Las células de nuestro cuerpo transportan cargas eléctricas más potentes que un rayo. No sorprende que nuevos descubrimientos revelen nuevas maneras en que la electricidad gobierna nuestro mundo.